TITULARES

Música

COMUNIDAD ZEN

Finanzas y Economía

Ciencia y Tecnología

Vídeoteca

jueves, 8 de octubre de 2015

SE SUBIÓ A SLVAR UNA BALLENA SIN SABER QUE ESTA ERA LA CENA DE ALGUNOS TIBURONES


El surfista Harrison Williams se encontraba cerca de la playa en Perth, Australia. Él y sus amigos se encontraban paseando en un yate cuando de repente vieron una ballena, al parecer herida. Todos se sorprendieron al ver al animal gigantesco cerca de su embarcación; pero Harrison cruzó la línea que separa la aventura de la locura.

Cuando sus amigos comentaban acerca de lo genial que sería surfear en una ballena, Harrison no lo pensó dos veces y saltó inmediatamente al mar. Pero fue sólo cuando se subió a la ballena, que se enteró que esta había muerto y que además miles de tiburones se estaban comiendo el cadáver del gran animal.
Era una ballena jorobada, una bestia gigante de aproximadamente 12 metros, y era la cena de decenas de tiburones tigre y tiburones blancos. Harrison se encontró cara a cara con la muerte, y confiesa: “la ballena parecía estar en peligro, necesitaba ayuda, traté de ayudar, pero es evidente que llegué demasiado tarde; si pensé que podía ayudar a una ballena en el mar !!! Todo este épico momento fue grabado por una agencia de noticias.
Cerca de allí, un equipo de socorristas de Australia, Surf Life Saving advirtieron a los incautos que la ballena estaba siendo rodeada por tiburones, y que ya llevaba varios días flotando en esa región. Afortunadamente el surfista aventurero logró escapar con la ayuda de uno de los barcos; sin embargo, no deja de recibir críticas por parte de todo el mundo (principalmente en las redes sociales) desde entonces.
Le han llamado “irresponsable, imprudente y negligente”, fueron algunas de las palabras con las que se han referido a él. Al final, él no recibió ninguna multa ni ningún tipo de castigo legal por sus acciones, y para la alegría de todos, todo salió bien, tanto para Harrison como para los tiburones. Sólo la ballena no tuvo un final feliz.
La noticia rápidamente se difundió por las redes sociales y fue una de las más comentadas ese día. Miles de usuarios de Internet indicaron que este tipo debía competir por el Premio Darwin, un título otorgado a las personas cuyas acciones son bastante estúpidas y riesgosas. Así que ya sabemos que sí existe el premio para la persona más idiotas del mundo, y tal vez este joven australiano se lo haya ganado.
Sin embargo, si te das a la tarea de buscar en la web, seguramente te encuentres personas igual o peor de idiotas a este australiano. De hecho hay tantos idiotas en este mundo, que hay programas de televisión dedicados a los imbéciles, donde pueden mostrar más de una hora seguida con videos semanales de personas estúpidas alrededor del mundo.
A continuación podrás observar el “feliz” desenlace de lo que le sucedió a este surfista australiano. La pregunta ahora es ¿has cometido una idiotez similar? O ¿conoces a alguien que lo haya hecho?

--------

 
Copyright © 2013 Radio Chécheres
Powered by Multimedia