TITULARES

Música

COMUNIDAD ZEN

Finanzas y Economía

Ciencia y Tecnología

Vídeoteca

sábado, 14 de noviembre de 2015

Bieber y Kardashian 'revientan' los servidores de Instagram con sus selfies


Hace no mucho, los programadores y responsables de Instagram sentían auténtico pánico cada vez que un chaval subía un selfie a su plataforma. La razón es muy simple: el chaval era Justin Bieber y sus millones de fans -que a día de hoy suman 43,5 millones en la conocida red social- mandaban corazones tan rápido a la foto de turno de su ídolo que los servidores y la tecnología de la red social eran incapaces de seguirles el ritmo. Como consecuencia, la app tenía un rendimiento inferior al deseado para un buen número de usuarios a lo largo y ancho del mundo
.
Esta anécdota tan curiosa la ha contado recientemente Hui Ding Took, un veterano de Instagram, a la revista Wired. El programador ha comentado, entre otras cosas, que el cofundador de Instagram, Mike Krieger, era un tipo simpático que solo se ponía de los nervios cuando tenían este problema y queno hubo solución a este problema hasta que Facebook los compró y migraron a mejores servidores. ¿Puede que Bieber fuera uno de los responsables indirectos de esta transacción?
El propio Krieger reconoce lo mucho que le fastidiaba esta situación y confiesa recordar perfectamente el número de identificación de Justin Bieber como usuario de Instagram, el 6860189. También reconoce que encontrarse con estos retos ayudó a que Instagram estuviera más preparada y superara otros con los que no se había encontrado en el pasado.

Pura tecnología

La explicación a la saturación de Instagram era puramente tecnológica, como cabría imaginar. Sin entrar muchos en detalles, resultaba que la memoria caché de los centros de datos de Instagram no daba de sí. Como recopilaba en tiempo real todos los 'Me Gusta' de las fotos y los iba almacenando poco a poco, se creaba un embudo de datos que daba problemas si Bieber subía una foto.
Ding también apunta que el cantante canadiense no era la única celebridad capaz de ocasionar problemas. Alguna que otra fotografía de Kim Kardashian también hizo que los servidores de Instagram se echaran a temblar.
La solución fue bastante compleja, pero podría resumirse en que la adquisición de Instagram por parte de Facebook, que pagó 1.000 millones de dólares (762 millones de euros), les permitió cambiar su tecnología y migrar de servidores, además de tener más centros de datos en todo el mundo y desarrollar protocolos para repartirse la presión.
Así, ya a día de hoy, cada vez que Justin Bieber o la celebridad a la que éste ceda la corona de los selfies suba una fotografía, el resto del mundo no sufra las consecuencias. Para una red social que maneja más de 400 millones de usuarios, que suma unas 80 millones de fotos al día y que está valorada en más de 35.000 millones de dólares (32 mil millones de euros); que un chaval de 21 años ya no supone ningún problema.
--------
 
Copyright © 2013 Radio Chécheres
Powered by Multimedia