TITULARES

Música

COMUNIDAD ZEN

Finanzas y Economía

Ciencia y Tecnología

Vídeoteca

jueves, 9 de junio de 2016

Gracias al gigante de Nikola Tesla, encontrar extraterrestres puede ser más fácil de lo que se pensaba


La energía dirigida no es tan joven como pudiera parecer. Nikola Tesla concibió un «Rayo de la Muerte» que según el inventor, serviría para destruir blancos situados a 400 kilómetros del arma. Esta previsión de Tesla se hizo realidad con las armas láser de alta energía y otras modalidades de energía dirigida.
Gracias al gigante de Nikola Tesla, encontrar extraterrestres puede ser más fácil de lo que se pensaba

Ahora la energía dirigida podría tener un uso más revolucionario aún, impulsando un pequeño vehículo espacial para la búsqueda de vida extraterrestre.
Hasta ahora, la única estrategia en la búsqueda de vida extraterrestre ha sido captar las señales provenientes del espacio con potentes radiotelescopios, pero los esfuerzos han sido totalmente infructuosos.
Los principales problemas de enviar naves a explorar allí afuera es que los destinos son muy lejanos, se tardaría decenas de años en llegar a cualquier sitio y con los sistemas clásicos de suministro de energía sería imposible.

Qué tan listos serán nuestros amigos

Extraterrestres
El doctor Philip Lubin, de la Universidad de California, sostiene que el camino correcto es el impulso de naves con energía dirigida.


Una nave espacial del tamaño de un refrigerador, dotada con el equipamiento tecnológico necesario y empujada desde la Tierra por una matriz de rayos láser, podría recalar en el sistema Alfa Centauri en 20 años.
Lubin estima que los seres inteligentes que probablemente existen en el universo, sí son realmente listos, deben estar buscando vida con métodos activos y no sentados esperando con los audífonos puestos a ver si alguien se comunica.
Se trata también de no quedar rezagados en el método de búsqueda frente a nuestros socios alienígenas, aunque tardemos siglos o milenios en encontrarnos.

Viajes matadores


Si un trabajo requiere que los científicos tengan una buena mentalidad de pioneros es la exploración espacial.
Incluso utilizando energía dirigida, que viaja a la velocidad de la luzllevar un mensaje a la estrella más cercana tardaría 4 años y 1000 hasta los exoplanetas Kepler, sin salir de nuestra barriada, la Vía Láctea.
Llegar al vecindario más cercano, la galaxia de Andrómeda, se tomaría más de 2 millones de años.
Uno de los problemas técnicos más serios, tanto más en la medida en que el objetivo sea lejano, sería darle la dirección correcta al haz láser, dado que los destinos son móviles.
Lubin piensa que es más probable que la humanidad se extinga a que pueda llegar a las estrellas más lejanas. Por eso corre prisa.
 
Copyright © 2013 Radio Chécheres
Powered by Multimedia